Denominan espacios efímeros a los diseños funcionales que cumplen una finalidad concreta durante un breve periodo y luego son desmontados. El estand de una feria o el entramado de una exposición, por ejemplo. Como cabe imaginar, su éxito ha de consistir en que, aun estando restringidos en dimensiones y plazo, sean recordados.

[∇]

¿Qué es Los espacios efímeros?

Como novela de intriga y suspense, si queremos resumirla en tres palabras diría que se trata de «un thriller socrático». Cada capítulo queda encabezado e integra y desarrolla una máxima de Sócrates.

¿Por qué? Porque quería mostrar, con cierto sentido del humor, que la estructura mental de un justiciero puede ser tan ordenada como la de cualquiera de nosotros.

Si observamos sus  singularidades, añadiría que es un thriller socrático y cinematográfico, tachonado de asesinatos que reproducen escenas de películas de culto.

En la contracubierta del libro se ha escrito que Los espacios efímeros es el thriller de nuestros miedos. El miedo a la soledad, el miedo a la muerte, el miedo al olvido. No es una mala descripción.

Pero —por encima de todo— es un divertimento, no exento de ironía, que pretende hacer pensar durante un ratito sobre lo efímero de la vida y lo que esto conlleva.

Los espacios efímeros está ya en las librerías.

Los espacios efímeros está ya…

Los espacios efímeros