La Biblioteca Nacional de España abre un nuevo (y entretenido) espacio permanente de libre acceso en su planta -1: El Infierno y las Maravillas.

Nada como el prólogo de la propia exposición para entender su significado e implicaciones..

En palabras de sus creadores, nos hallaremos en «un viaje desde el origen del libro hasta el futuro imaginado».

El nuevo espacio se ha articulado en cuatro salas, destinadas a efectuar un breve recorrido por la historia del conocimiento:

  • Creación, lectura.
  • Los infiernos tan humanos.
  • El libro de las maravillas (con la subsección de «Cartografías maravillosas» y «El libro expandido»).
  • Las máquinas de la memoria y el futuro.

Los discursos y formatos son diversos y otorgan amenidad e interés divulgativo a la exposición. Coexiste la rotunda presencia del libro en las clásicas vitrinas protectoras con el dinamismo de un sinnúmero de pantallas, murales, animaciones interactivas y vídeos. Todo ello tachonado por cronologías que ayudan a fijar conceptos y referencias temporales.

Y para que los visitantes de menor edad se animen a seguir esta aventura, las paredes ofrecen tiras de un cómic, obra de la artista valenciana Núria Tamarit, en el que una niña, un robot y un pececillo comentan lo visto y su reflejo.

.Terminaremos con una frase de Heinrich Heine que destaca la propia exposición y que no debería caer en saco roto:

Comisariada por Jorge Carrión y la propia BNE, la conceptualización del espacio es obra de Mario Tascón y la firma de diseño y consultoría Prodigioso Volcán.

.